El tiempo en: Costa Occidental
Jueves 25/04/2024
 

La escritura perpetua

Oscar Wilde

El Ernesto wildeano nació hace más de un siglo, pero continua radicalmente vivo, ahora en el madrileño Teatro Lara, en un montaje de la compañía Paso-Azorín

Publicado: 28/06/2023 ·
10:46
· Actualizado: 28/06/2023 · 10:46
  • Actores de la obra.
Autor

Luis Eduardo Siles

Luis Eduardo Siles es periodista y escritor. Exdirector de informativos de Cadena Ser en Huelva y Odiel Información. Autor de 4 libros.

La escritura perpetua

Es un homenaje a la pasión por escribir. A través de temas culturales, cada artículo trata de formular una lectura de la vida y la política

VISITAR BLOG

'La importancia de llamarse Ernesto’ se estrenó en 1895 en Londres y está considerada como una de las mejores comedias, sino la mejor, del inigualable Oscar Wilde. Fue el último estreno que le valió el elogio de la clase alta británica, que había celebrado durante años las brillantes ocurrencias de Wilde en los salones nocturnos mientras las damas se abanicaban con el abanico de Lady Windermer y los caballeros preparaban ya entre whisky el destierro mortal del escritor a la cárcel, donde se consumiría de pena y desamor, aunque le quedó poesía antes de morir libre pero hondamente herido. Antes ideó a este personaje sublime, Ernesto, cuyo nombre rimaba con honesto para regocijo de sus admiradoras, porque Gwendolen y Cecily parecen más enamoradas del nombre que del hombre en el deslumbrante enredo de amores atendidos y no atendidos , intereses económicos matrimoniales y frases de un brillo absoluto, que ideó en esta función Wilde. Porque el Ernesto wildeano nació hace más de un siglo, pero continua radicalmente vivo, ahora en el madrileño Teatro Lara, en un montaje de la compañía Paso-Azorín. Wilde, pues, ha triunfado.

Escribió Francisco Umbral: “El teatro de Wilde viene siempre en cualquier parte con un diálogo muy abundante, pero muy literario, de modo que cada palabra nos viene cargada de intención o de plurales intenciones, hasta el punto de que hay que llevarse el libro a casa, si queremos enterarnos a fondo”. Pero Ramón Paso, director y autor de la versión, recubre la obra de ritmo, de apuntes musicales, de un adorable perfume a mujer sabia y sexy con liguero negro o liguero blanco, de entradas y salidas, de casa con dos puertas mala es de guardar a lo londinense, y con un final próximo a la tradición española de los clásicos, como si Calderón recibiera en su casa a cenar a Wilde. Y hay, naturalmente,  una sucesión de frases punzantes, ingeniosas, una detrás de otra: “La verdadera felicidad conyugal empieza  con la muerte del marido”; “sin amor se puede vivir, con lo que no se puede vivir es sin dinero”; “la mejor solución para la mala música es la sordera”. Los intérpretes las dicen con naturalidad,  aunque nadie habla como un personaje de Wilde, claro, pero esto es teatro/teatro. Magnífica Ana Azorín, plena de vis cómica, con su facilidad para colocar las frases y un permanente acierto en los gestos. Excelente Paloma Paso Jardiel, con muchas tablas, incluso en los apellidos. Y ahí está el gran Wilde, vivo, aplaudido.  Dijo: “La vida no puede escribirse, sólo puede vivirse”. Pero Oscar Wilde la sigue viviendo en los teatros. Su casa.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN